Paciencia, hemos empezado por el siglo XXI